Ir a contenido
Sal con aroma de naranja y jengibre

Sal con aroma de naranja y jengibre

La sal con aromas es deliciosa para diferentes platos y se prepara de forma rápida y fácil. A nosotros – como te puedes imaginar – nos encanta la sal con aroma de naranja así que, a continuación, te dejamos algunas recetas ideales para ensaladas, pescado o diferentes salsas. En un frasco bonito, la sal aromática también puede ser un regalito bonito, especialmente para los amantes de la buena cocina.

Sal con aroma de naranja y jengibre

Ingredientes:

  • 2 cucharas de polvo de naranja (cáscara de naranja seca triturada)
  • 150 g Fleur de Sel o sal marina (gruesa o fina, según deseas)
  • 1 rodaja de jengibre fresco o seco

Preparación:

El polvo de naranja se hace simplemente con cáscaras de naranja secas y trituradas, puedes ver aquí como hacerlo. Si utilizas jengibre fresco, tienes que pelarlo primero, cortar en rodajas, secarlo y trituarlo. Otra opción más rápida es comprar jengibre seco. Después simplemente se mezclan todos los ingredientes. Como regalo queda muy bonito si colocas los diferentes ingredientes en capas en un frasquito de cristal.

Las posibilidades de combinar diferentes hierbas o plantas, son infinitas. Aquí te dejamos algunas propuestas para sales con aroma a naranja:

  • Naranja, rosa y romero
  • Naranja, romero y tomate seco
  • Naranja, mostaza y romero
  • Naranja y tomillo

¡Anímate a hacer tus propias combinaciones!

De la misma manera como la sal aromática, puedes hacer pimienta o azúcar con aroma a naranja. El azúcar de naranja, por ejemplo, da un sabor especial a tés, infusiones, pasteles etc.

Si guardas la sal o el azúcar perfumado en un frasco de cristal hermético, se conserva muy bien aunque con el tiempo puede perder algo de aroma.

Si quieres pedir naranjas valencianas online a domicilio, visita nuestra página web citrusricus.com. Para saber más de este mundo así como conocer todas las novedades e interesantes recetas, hazte fan en nuestro Facebook o subscríbete a nuestro blog.

Artículo anterior Agua de Valencia: ¡Sabor a naranjas... y a Valencia!