Ir a contenido
¿Residuos cítricos para biocombustible?

¿Residuos cítricos para biocombustible?

En otros artículos ya vimos diferentes opciones para utilizar la cáscara de naranjas en la cocina, para manualidades o productos de belleza. ¿Pero qué se puede hacer con los residuos cítricos que se producen en la industria a gran escala?

En el año 2010, una empresa valenciana, Citrotecno, consiguió transformar un problema en una oportunidad de negocio gracias a la puesta en marcha de la primera planta de tratamiento y valorización de residuos cítricos a nivel mundial. La idea fue elaborar la materia prima para la alimentación animal, aceite esencial D-Limoneno, agua pura y bioetanol de segunda generación.

En la elaboración de zumos la corteza, las semillas y la pulpa se convierten en residuos. Solamente en la Comunidad Valenciana estos desechos suponen más de 600.000 toneladas al año. Estos residuos habitualmente se administran directamente al ganado sin pasar por ningún proceso de tratamiento pero, como su fermentación es muy rápida, es muy contaminante y las autoridades han prohibido esta práctica.

Citrotecno consiguió elaborar cuatro productos diferentes a través de los residuos cítricos:

  • Bioetanol de segunda generación: es un combustible limpio y renovable. La ventaja es que no se emplean alimentos como materia prima sino únicamente residuos.
  • Pellets: Para ello se utiliza la pulpa deshidratada de los cítricos y se utiliza directamente y como materia prima para la producción de piensos para animales.
  • D-Limoneno: Se trata del aceite esencial que da el aroma y el color a los cítricos. Es muy utilizado tanto en la industria farmacéutica como alimentaria como aromatizante y para dar sabor. También se emplea en otras industrias (p.ej. para disolventes, pinturas, fabricación de adhesivos, fragancias, insecticidas, etc.)
  • Agua: En el proceso de transformación, Citrotecno consigue recuperar el agua contenida en los residuos cítricos y transformarla en agua purificada.

En 2013, sin embargo, esta innovadora empresa, entró en concurso voluntario. La falta de materia prima y el continuo aumento del gas necesario para la producción, entre otras cosas, obligaron a la primera planta de reciclaje de residuos cítricos a cerrar. (Fuente: Expansión)

En 2011 un grupo de científicos británicos, brasileños y españoles presenta un proyecto para convertir cáscaras de naranja en productos químicos y biocombustibles. La idea es procesar los restos tanto a nivel doméstico como a escala industrial para obtener una fuente renovable de energía. Para ello se tritura la cáscara y se somete a un campo de microondas de gran potencia para liberar así diferentes elementos químicos. Así se podrían aprovechar todos los desechos que se generan p.ej. en la producción del zumo de naranja. (Fuente: freshplaza.es).

En 2013 se publicó una investigación de la científica australiana Claudia Vickers (Universidad de Queensland) sobre el uso de limoneno en combustible para aviones. Parece increíble pero resulta que esta sustancia, responsable del típico aroma de los limones, en un futuro, podría ser una fuente limpia para producir combustible. Puesto que es imposible obtener la cantidad suficiente de las cáscaras de los limones, la investigadora está utilizando levadura e intentando perfeccionar el método para el uso comercial.

En 2014, trás más de un año de investigación, científicos de la universidad japonesa de Mie logró desarrollar un biocombustible con naranjas no aptas para el consumo, es decir naranjas dañadas o estropeadas, y las cáscaras desechadas después de producir zumo de naranja. El equipo de investigadores consiguió accionar un vehículo de aprox. 14 kilos, activado por un control remoto, con este nuevo biocombustible de naranjas. El profesor Yutaka Tamaru explica que este combustible podría usarse para tractores y segadoras agrícolas con motor de gasolina. Con la mezcla de las naranjas desechadas con una bacteria obtenida a partir de virutas de madera se puede producir un biocombustible que resulta menos corrosivo que el bioetanol producido a partir de máiz o remolacha y se caracteriza por un mayor poder calorífico.

En este artículo solamente hemos mencionado algunas de las investigaciones y proyectos en este campo. Hay muchos intentos y muchas posibilidades de aprovechar los residuos de la industria cítrica, pero aún hacen falta más estudios e investigaciones para encontrar un método sonstenible y, a la vez, rentable a nivel comercial.

Si quieres pedir naranjas valencianas online a domicilio, visita nuestra página web citrusricus.com. Para saber más de este mundo así como conocer todas las novedades e interesantes recetas, hazte fan en nuestro Facebook o subscríbete a nuestro blog.

Foto de portada: nutrycyta.wordpress.com

Artículo anterior Pomada para labios con aroma a naranja