Passer au contenu
Cítricos como cautivadores de CO2

Cítricos como cautivadores de CO2

Los cítricos como naranjas y mandarinas son deliciosas y muy sanas, eso ya lo sabemos todos. ¿Pero sabíais que también juegan un papel importante en la lucha contra la emisión de gases de efecto invernadero?

Un informe del Instituto de Agricultura Sostenible del CSIC y la Universidad de Córdoba (UCO) con el título «Productividad y captura de carbono en los cítricos andaluces» demuestra que los cultivos cítricos realizan una importante labor de captación de CO2 de la atmósfera: Por cada kilo de naranjas se fijan 330 g de CO2. Son cifras muy importantes, solamente para la superficie citrícola de Andalucía se calculan unos 800.000 toneladas de CO2 al año que se absorben de la atmósfera.

Se calcula que la desaparición del 50% de las explotaciones debido a políticas de la UE y la profunda crisis del sector (entre otras cosas debido a los bajos precios por la gran oferta de países emergentes) tendría como consecuencia la devolución a la atmósfera, a través de la quema de la madera, de unos 6 millones de toneladas de CO2 solamente en Andalucía.

Los cítricos de Valencia fijan unas 900.000 toneladas de CO2 al año, lo cual permite compensar el consumo de 300 millones de litros de gasoil, es decir el doble de lo que produce el consumo industrial y urbano de la misma zona. Este es el resultado de un estudio del IVIA (Instituto Valenciano de Investigaciones Agrarias). Además de producir oxígeno, los cítricos convierten el CO2 en madera, frutas, hojas etc.

Como podéis ver, los cítricos no solo juegen un papel destacado en la economía de estas dos regiones españolas, sino también en la reducción de CO2 y la lucha contra el cambio climático.

IMG_3220

Si quieres pedir naranjas valencianas online a domicilio, visita nuestra página web citrusricus.com. Para saber más de este mundo así como conocer todas las novedades e interesantes recetas, hazte fan en nuestro Facebook o subscríbete a nuestro blog.

Foto de portada de: static.guim.co.uk/

Article précédent Cremoso de mandarina y yogur - ¡prepáralo en 10 minutos!